Las interjecciones

Las interjecciones no tienen género ni número y por tanto pertenecen al grupo de palabras Invariables Las interjecciones son las palabras espontáneas que pronunciamos en un momento determinado para expresar una fuerte emoción. Llevan acento tónico y en un escrito van entre signos de admiración o exclamación. En algunos casos, son preguntas. Se clasifican en propias e impropias. 

ESTOY

APRENDIEND​O

INTERJECCIONES IMPROPIAS
Las interjecciones impropias son las que provienen de otras palabras: sustantivos, adjetivos, verbos, etc.
¡cómo!   Se emplea para manifestar extrañeza. ¡Cómo! ¿no te lo habían dicho?
¿cómo? Expresa indignación. —No vamos a asistir. —¿Cómo?
¡hombre!  Denota asombro. También se emplea para enfatizar lo que se dijo o se va a decir.
                  ¡Hombre! ¡Eso no se hace así!
¡no!  Interjección que se usa después de oír una terrible noticia.
            Nuestro vecino tuvo un accidente tremendo —¡No! ¡Qué horror!
¡ojo!  Expresión que significa prestar atención a algo específico. ¡Ojo con ese hombre!
¿qué? Se usa para expresar indignación. —No quiero estudiar. —¿Qué?

INTERJECCIONES PROPIAS
Estas interjecciones no se derivan de ninguna otra palabra. Las más comunes son:
¡ah!   Manifiesta satisfacción. También se emplea después de oír una aclaración.
¿ah? Expresa asombro.
¡ajá!   Exterioriza aprobación o sorpresa.
¡ay!   Es la que usamos para expresar diversos estados de ánimo: dolor, sobresalto, alegría, …
¡caramba!  Exterioriza preocupación o sorpresa.
¡eh!   Se usa para llamar o para preguntar.
¡fo!    Expresa desagrado por un mal olor.
¡hum! Exclamación que se hace para empezar a pensar algo. ¡Hum! Déjame pensar un momento.
¡oh!     Manifiesta asombro o alegría.
¡iuju!   Exterioriza alegría.
¡upa!   Expresión que se usa para levantar o hacer levantar a los niños.
¡hurra!   Manifiesta alegría.
¡uf!   Denota cansancio. También se usa para expresar abundancia.
           ¡Uf! Estoy rendido. ¡Uf! Aquí hay para dar y convidar.
¡uy! o ¡huy!  Se emplea para manifestar disgusto, error o atención.

Imitación de sonidos
¡zas!, ¡pum!

Eufemismos (Palabra o expresión más suave o decorosa con que se sustituye otra considerada tabú,

                      de mal gusto, grosera o demasiado franca).
¡caray! , ¡ah caray!, ¡caracho!, ¡miér...coles! , ¡diañe!, ¡contra!