​​Aumenta tu vocabulario leyendo

1. Averigua palabras por el contexto
El contexto es algo muy importante siempre que encontramos palabras desconocidas.

Si prestas atención, muchas veces puedes hacerte una buena idea sobre lo que significan sin necesidad de mirarlo en un diccionario. Ejercita tu mente basándote sólo en las palabras y/o frases que rodean a ese término desconocido. Siempre puedes anotar tu suposición a parte y contrastar el significado más tarde para no interrumpir tu lectura.  De este modo vas a afrontar un mayor reto y te será más fácil recordar la palabra.

2. Lee diferentes géneros de libros
Leer géneros poco habituales es una fuente segura de vocabulario nuevo. El género de ficción utiliza palabras que no encontrarás en la novela policíaca y viceversa, y lo mismo con novelas románticas, históricas, juveniles, etc.

3. Literatura clásica
Este género es “más fuerte” porque generalmente pertenecen a épocas anteriores, y su manera de expresar no se aviene con la de estos tiempos, pero tendrás la ocasión de leer a Miguel de Cervantes, Pablo Neruda, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo, Alejo Carpentier, Isabel Allende, Julio Cortázar, Gabriela Mistral, Mario Vargas Llosa, José Martí, Hemingway, Tolstoi, Dumas, etc. Todos esos nombres que siempre has escuchado, pero con los que nunca te has atrevido a explorar.

4. Periódicos, blogs y otros
Hoy en día tenemos acceso a muchos tipos de publicaciones más allá del género literario. Los periódicos y revistas, así como artículos de blogs, ensayos y publicaciones online, son otro tipo de lectura al alcance de tu mano que te ofrecen oportunidades únicas de aprender sobre diferentes temas y actualidad, además de ofrecerte un vocabulario bien diferente.  El lenguaje es como un ser vivo y como tal, nuevas palabras se generan cada día (Ej.: tuitear).

No hay mejor forma de aprender ese nuevo vocabulario y estar al día que leyendo sobre todo lo que pasa a tu alrededor. Para este punto estaría bien que te apoyaras en el uso de las nuevas tecnologías, incluso en aplicaciones de lectura rápida.

5. Leer, leer y leer
El simple acto de leer es tu mejor carta de juego. Un hábito de lectura frecuente te permite estar expuesto a una mayor cantidad de palabras conocidas, pero también nuevas. Esto no sólo te permite adquirir nuevo vocabulario si no encontrarlo en diferentes contextos, lo que te permite comprender mejor y ser capaz de usar palabras nuevas y también conocidas con más variedad.

Por supuesto, todas estas técnicas se pueden complementar con diccionarios y ejercicios que te ayudarán a adquirir palabras cada día. De este modo tienes un mayor refuerzo si de verdad quieres ampliar tu registro. Pero no hay mejor forma de aprender a leer mejor que leyendo y, sobre todo, leyendo cantidad y variedad aventurándote con cosas nuevas. .

Vocabulario

ESTOY

APRENDIEND​O


Para ampliar tu vocabulario debes...

  1. Leer todo lo que puedas. ...
  2. Incorporar paulatinamente las nuevas palabras que aprendas. ...
  3. Averiguar sinónimos. ...
  4. Estudiar las raíces de las palabras. .